la rebelion de atlas

"el gobierno fue establecido para proteger al hombre de los delincuentes y la constitución escrita para proteger al hombre del gobierno"

martes, 31 de diciembre de 2013

terminando el año

Hay mucha gente molesta porque no la ve, no escucha sus frases, no sabe qué está haciendo. Algunos intentan tratar a esta desaparición pública como un caso de vagancia y quieren ver si legalmente se puede hacer algo para superar la presente incertidumbre que sufren. Se equivocan. Trabajar o no trabajar es cuestion politica no justiciable. El político en funciones, a diferencia del funcionario de carrera, tiene derecho a hacer o no hacer, a hacer mucho o a no hacer nada. El pueblo puede juzgarlo, en la oportunidad correspondiente, con sus decisiones electorales. De todos modos el 18/11/2013, tras los 48 días de montaje propagandísco de una enfermedad inventada, se reformó de hecho la Constitución Argentina. Se creó la Jefatura de Estado y se institucionalizó la Jefatura de Gobierno. El cargo de Presidente tradicional ha desaparecido. CFK es ahora Jefa de Estado, como la Reina de Dinamarca y con iguales irrelevantes funciones. Jorge Capitanich es un débil Primer Ministro, es el Jefe del Gobierno. Igual esto no es nada, Venezuela fue gobernada por un presidente muerto entre el 30/12/2012 y el 5/3/2013, que se había impuesto por fraude electoral el 7/10/2012 y que no había siquiera llegado a asumir su "nuevo" mandato. Los actos otorgados en ese periodo por Hugo Chávez Frías, mediante firma falsificada y actos simulados, quedaron válidos y eficaces para siempre. Nunca olvidar que tanto chavismo como kirchnerismo tienen como ideología central considerar que el derecho real vigente es el resultante de su voluntad política del momento, el derecho para ellos no es aquello que las normas estables del país indican que tenga que ser, y mientras ningún tribunal invalide este estado de cosas y se anime a imponer sus resoluciones, hay que bancarse la situación institucional actual con resignación. Al mismo tiempo, mientras haya partidos de oposición como el PRO que se alíen con el gobierno para garantizarle gobernabilidad, negocios e impunidad, la esperanza de cambio es baja. Si Mauricio Macri está jugando a ser Primer Ministro en vez de Capitanich, como se puede deducir de las actitudes de ayer, en salida acordada con el kirchnerismo, las chances de lograr el gran cambio y el “juicio y castigo con devolución de los bienes robados en la última década” se va desvaneciendo. Sólo una huelga general ciudadana, prolongada y total al estilo argelino de 1957, puede producir en este 2014 la caída de la dictadura y de los partidos colaboracionistas y socios de la dictadura para así llevar a todos ellos en conjunto al tribunal supremo de los Infames Traidores a la Patria.


opinion de carlos maslaton 

@carlosmaslaton

No hay comentarios:

Publicar un comentario