la rebelion de atlas

"el gobierno fue establecido para proteger al hombre de los delincuentes y la constitución escrita para proteger al hombre del gobierno"

viernes, 18 de julio de 2014

la olla del arroz

Quién es quién en la olla del arroz

Por Alejandro J. Lomuto. @ajlomuto. (Buenos Aires).- Podría llamarse el grupo de los magníficos arroceros. Pero como no se trata de un chiste sino de algo muy serio por el dinero y la trama, hay que presentar el caso con nombres y apellidos. Como debe ser.


Por Alejandro J. Lomuto. @ajlomuto. (Buenos Aires).- No es una superproducción de Hollywood, pero la trama del arroz y el maíz exportados con abultado sobreprecio por  Argentina a Venezuela tiene en ambos países un elenco cada vez más numeroso ‒que no parece haberse agotado aún‒ con ministros protagonistas, actores secundarios y hasta María Gabriela Chávez en el reparto.  Veamos.
Roberto, María Isabel y María Eugenia Vignati. Hermanos jóvenes ‒el primero es el mayor y tiene 35 años‒, son los dueños de Talleres Marisa y Bioart. Talleres Marisa, antigua empresa familiar, es una metalúrgica especializada en la fabricación e instalación de silos radicada en Arteaga, una localidad de poco más de 3.000 habitantes en el interior de la provincia de Santa Fe. Tal vez premonitoriamente, su planta está emplazada sobre la calle Venezuela. En 2009 fundaron Bioart, proveedora de agroquímicos, fertilizantes, semillas y maquinaria agrícola con sede en Rosario ‒segunda ciudad de la Argentina‒ y oficinas en Buenos Aires y Arteaga. A partir de 2008, Talleres Marisa obtuvo ‒sin concursos ni licitaciones‒ contratos para construir varias plantas procesadoras de semillas en Venezuela y exportar caraota negra. Desde 2012, Bioart exportó maquinaria agrícola a Venezuela y sólo a fines de 2013 se inscribió ante la autoridad tributaria argentina en el rubro “venta al por mayor de cereales”. Este año colocó los polémicos embarques de arroz y maíz con sobreprecios de entre 60 y 80 por ciento. Entre 2010 y 2011, Roberto Vignati hizo gestiones para que le adjudicaran la reactivación del complejo agrícola Silos de Daule, en Ecuador, pero su nexo con el gobierno de Rafael Correa ‒el publicitario argentino Gastón Duzac‒ desapareció con un crédito del Estado ecuatoriano por 800.000 dólares y frustró el negocio.
Según el sitio web Entre Ríos Ahora, “los Vignati registran un notable crecimiento patrimonial en los últimos años”. Roberto maneja un BMW x6 y un Porsche Cayenne. Aficionado a las carreras de caballos y propietario de un stud ‒algunas fuentes sostienen que ya lo transformó en haras‒, en los últimos 10 meses gastó un millón de dólares en la compra de 30 pura sangre.
Julio de Vido. Ministro de Planificación Federal de la Argentina desde 2003. Desde 2004 dirige operativamente la relación con el gobierno de Venezuela. Según el diario Clarín, en 2008 presentó a funcionarios venezolanos a los hermanos Vignati y en 2013 incluyó a Roberto en una comitiva oficial a Caracas. De Vido desmintió dos veces en 10 días ‒el lunes 7 y ayer‒ cualquier “vinculación comercial” con los Vignati y aseguró que “nunca” participó de “ninguna reunión” con ellos y funcionarios venezolanos. No negó que se haya exportado arroz y maíz con sobreprecios pero aclaró que si los hubo, fueron responsabilidad del gobierno de Venezuela.
Carlos Cheppi. Embajador en Venezuela a partir de diciembre de 2011, ya desde 2004 era uno de los pocos funcionarios argentinos que llevaban adelante la relación bilateral y visitaban Caracas frecuentemente. En los años previos fue presidente del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA, 2003-08), secretario de Agricultura (2008-09) y embajador para Asuntos Agrícolas (2009-11), pero siempre reportó a De Vido y no a los ministros de Economía y de Relaciones Exteriores de quienes dependía formalmente. En febrero de este año se fotografió en su oficina junto a Roberto y María Eugenia Vignati y María Gabriela Chávez. Por este escándalo, dos diputados de Copei pidieron la semana pasada al canciller Elías Jaua que le retirara el plácet.
Eduardo Sadous. Diplomático de carrera, fue embajador argentino en Venezuela entre octubre de 2002 y mayo de 2005. Años después denunció ante la Justicia y el Congreso la existencia de una “embajada paralela” a través de la cual se canalizaban negocios y se pagaban comisiones ilegales, supuestamente manejada por De Vido y su subordinado Claudio Uberti ‒quien perdió su puesto en el gobierno por su vinculación directa con el escándalo de la maleta de Antonini Wilson pero sigue teniendo gran influencia en la relación bilateral‒, y en la que también actuaba Cheppi. Acusado de perjurio por De Vido y Uberti, Sadous está procesado por la Justicia. Sin relación aparente con el caso del arroz y el maíz con sobreprecios, De Vido sabrá por qué lo mencionó en sus notas de prensa del lunes 7 y de ayer.
Sergio Urribarri. Gobernador de la provincia de Entre Ríos ‒vecina a la de Santa Fe‒ desde 2007, es uno de los precandidatos oficialistas a la sucesión de Cristina Kirchner en 2015. De fluida relación con la Federación Nacional de Entidades Arroceras (Fedenar) y la Cámara de Industriales Arroceros de Entre Ríos, en mayo de 2013, con Nicolás Maduro de visita en la Argentina, se  mostró eufórico por el contrato que se acababa de firmar: “El precio que le paga Venezuela a los productores arroceros es un precio que les permite tener rentabilidad”, exclamó, y agradeció a De Vido y a Cheppi por las gestiones realizadas. Una vez que comprendió que la rentabilidad no estaba destinada a los productores, hizo discretas gestiones ante autoridades nacionales para tratar de torcer el rumbo de las cosas. Es obvio que no tuvo éxito.
Jorge Capitanich. Jefe del Gabinete de Ministros desde noviembre de 2013 y también precandidato a la sucesión de Cristina, aunque su desempeño en ese cargo parece haberle hecho perder chances. A fines de enero, un mes antes de que Bioart despachara su primer embarque de arroz, fue advertido verbalmente de la maniobra por dirigentes de la Fedenar. No pudo, o no supo, o no quiso, hacer algo para evitarlo.

Gabriel Delgado. Secretario de Agricultura desde noviembre de 2013, a fines de enero recibió una carta firmada por las ocho entidades integrantes de la Fedenar pidiéndole “no aprobar solicitudes” de exportación “a empresas o personas que no representen” a la Federación. Funcionarios de su área respondieron que no tenían potestad para satisfacer el requerimiento y que debían dirigirse a la Secretaría de Comercio.
Augusto Costa. Secretario de Comercio desde noviembre de 2013. A fines de enero escuchó a los dirigentes de la Fedenar pero igualmente aprobó la solicitud de exportación de Bioart. A fines de abril recibió una nota de la Fedenar con un pedido similar pero otra vez permitió que Bioart continuara embarcando arroz hacia Venezuela.
Jorge Paoloni. Presidente de la Fedenar. Afirma que desde que Hugo Chávez y Cristina Kirchner firmaron el acuerdo bilateral específico, en agosto de 2009, la entidad vendió a Venezuela más de 290.000 toneladas de arroz Paddy (con concha) sin problemas. Sostiene que ya tenía un convenio firmado para exportar este año. “Nos quedamos con el papelito según el cual nos iban a comprar 100.000 toneladas; planteamos la operación a 495 dólares FOB por tonelada, que es más o menos el precio al que siempre le vendimos”, dijo. Bioart vendió a 606,5 dólares. “Ese precio no existe para arroz sin industrializar”, aseguró Paoloni.
María Gabriela Chávez. Segunda hija del Comandante Eterno, el 13 de febrero de este año subió a su cuenta de Twitter una foto que se tomó en la sede de la embajada argentina en Caracas junto a Roberto y María Eugenia Vignati, a la que agregó la dedicatoria “Para ustedes, hermanos, mi abrazo sincero. Viva Hugo! Viva Néstor! @mevignati @rvarteaga”. También circuló otra instantánea de ese día, en la que los tres aparecen con Cheppi y otras personas.

Elías Jaua. Canciller de Venezuela desde enero de 2013. Dos veces a cargo del Ministerio de Agricultura y Tierras, del que dependía la CVA y depende la Cval (de febrero de 2006 a junio de 2010 y entre enero y octubre de 2012), y entre ambas vicepresidente ejecutivo de la República, es considerado el principal interlocutor de De Vido.
Petróleos de Venezuela Sociedad Anónima (PDVSA). ¿La responsable de que se hayan pagado sobreprecios? Según De Vido, la Argentina paga el combustible que importa de Venezuela a través de un fondo que administra una compañía estatal argentina, con el cual se cancelan las exportaciones de alimentos a Venezuela. Los recursos de ese fondo “están destinados a efectuar los pagos a las empresas argentinas según la conformidad y las instrucciones que imparte PDVSA”, aseguró De Vido en sus dos comunicados de prensa.
Corporación de Abastecimientos y Servicios Agrícolas (CASA). Organismo del Ministerio de Alimentación venezolano al cual fueron dirigidos el arroz, el maíz y el pollo importados desde la Argentina con sobreprecios.
Félix Osorio. Ministro de Alimentación entre abril de 2013 y junio de 2014. De él dependía la CASA cuando realizó esas cuestionadas importaciones.
Corporación Venezolana Agraria (CVA). Dependiente del Ministerio de Agricultura y Tierras y transformada en 2010 en la Corporación Venezolana de Alimentos (Cval), celebró en 2008 los primeros contratos con Talleres Marisa para la construcción de plantas procesadoras de semillas.
Juan Carlos Jiménez Riera. Agregado comercial a la embajada de Venezuela en Buenos Aires desde agosto de 2013. Fue presidente de la CVA y la Cval en la época en que estos dos organismos firmaron contratos con Talleres Marisa.
Empresa Mixta Socialista Leguminosas del Alba. Perteneciente a los gobiernos de Venezuela y Cuba, entre 2009 y 2012 celebró varios contratos con Talleres Marisa y Bioart para la adquisición de maquinaria agrícola, la construcción de plantas procesadoras y la importación de al menos 16.000 toneladas de caraota negra. Según la prensa argentina, pagó con dinero del Fondo Chino y el Fondo Zamora.
Abelardo Díaz y Homero Ruiz. Diputados a la Asamblea Nacional por Copei. La semana pasada pidieron formalmente a la Fiscalía General de la República que inicie una investigación penal por presunta “estafa agravada a la Nación” por más de 15,5 millones de dólares en la compra del arroz argentino a Bioart. Acusaron por ella a la empresa y a los hermanos Vignatti, y pidieron que se indaguen sus vínculos con Cristina Kirchner, De Vido, Cheppi y María Gabriela Chávez. Además, solicitaron a Jaua que, mientras tanto, le retirara el plácet a Cheppi.

http://konzapata.com/2014/07/quien-es-quien-en-la-olla-del-arroz/

No hay comentarios:

Publicar un comentario