la rebelion de atlas

"el gobierno fue establecido para proteger al hombre de los delincuentes y la constitución escrita para proteger al hombre del gobierno"

domingo, 11 de enero de 2015

el populismo europeo

¿POBRE GRECIA?

Año 2010. Grecia pide el rescate internacional tras dirigirse su deuda pública al 140% del PIB. Son unos cuantos los que lanzan ya esa tesis comodín de que la malvada Europa, la diabólica Merkel, se ceban con la pobre Grecia. Que son el mercado y los especuladores los que han arruinado al pueblo. El mismo 2010 en el que tras revisar los enviados internacionales las primeras cuentas públicas descubren que en el principal hospital público de Atenas hay 45 jardineros contratados para regar cuatro arbustos (lo de cuatro no es exageración). Que hay 40.000 señoritas que reciben una pensión vitalicia de 1.000 euros mensuales por ser hijas solteras de funcionarios fallecidos. Que hay 50 conductores públicos para un solo coche oficial. Que los marcapasos de los hospitales griegos se adquieren a un precio 400 veces superior al que pagan los hospitales británicos. Que hay 600 categorías profesionales que permiten jubilarse a los 50 ó 55 años con pensión pública -profesiones de tanto riesgo como peluquero, músico de flauta o presentador de televisión-. O que uno de cada cuatro griegos no es que defraude: es que no paga nada en impuestos. 
> ¿Quién ha robado a Grecia? ¿Alemania? ¿Los mercados? ¿Los fondos? Grecia ha llegado solita a la actual situación. Esa Grecia que solicitó ayuda internacional con un paro inferior al 15% en 2010 pero, eso sí, una deuda pública disparatada fruto de pagar un estado del bienestar y corrupción gigantescos. Esa misma Grecia que no pestañeó mientras se jubilaba 15 años antes que los ciudadanos del resto de Europa que les pagaban el rescate. Y la misma Grecia que no sólo no quiso frenar su derroche sino que lo disparó un 60% mientras Alemania –la malvada, ya lo sabemos– estabilizaba el gasto real por habitante entre 1996 y 2007. 
> Quienes hablan de la diabólica Troika esconden o desconocen que esa locura de país ha cerrado 2014 por primera vez –y gracias a los hombres de negro– con superávit primario. Un superávit impensable con los anteriores gestores griegos y ni qué decirles con los hipotéticos futuros de Syriza. Pero, sobre todo, pretenden enterrar el hecho económico y vital clave de la responsabilidad sobre los actos propios. Es Grecia la responsable de su derroche. Y son los demás, con Alemania a la cabeza, quienes han acudido una vez tras otra a paliar su ruina. No confundamos los términos. ¿O es que la cigarra tiene derecho a vivir eternamente a costa de la hormiga?

carlos cuesta

@carloscuestaEM

Redactor jefe de El Mundo - Director de La Marimorena en 13 TV

No hay comentarios:

Publicar un comentario